Comparative Effectiveness of Aspirin Dosing in Cardiovascular Disease (ADAPTABLE Trial).

  • Juan D. Zuluaga
  • Fellow de Cardiología
  • Progama Universidad del Rosario 2021 – 2023
  • Especialista en Medicina Interna Universidad del Rosario.
  • La Cardio – Fundación Cardioinfantil 
  • Avalado por:

  • Dr. Daniel Isaza
  • Jefe Unidad Coronaria
  • Dr. Dario Echeverri
  • Director Departamento de Cardiología

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La enfermedad cardiovascular aterosclerótica continúa siendo la principal causa de muerte en el mundo, en pacientes con enfermedad cardiovascular establecida. La aspirina es recomendada como estrategia de prevención secundaria, sin embargo hay discordancia frente a la dosis adecuada a utilizar para prevención secundaria de eventos cardiovasculares contrastado con los eventos de sangrado como riesgo asociado al uso de este fármaco.

Metodología

Estudio multicéntrico, aleatorizado y abierto que pretendía evaluar dosis bajas (81 mg) y altas de aspirina (325 mg) en pacientes con enfermedad cardiovascular aterosclerótica establecida.

En el estudio participaron 15.076 pacientes, de los cuales el 96% ya tomaba aspirina. Los pacientes fueron asignados aleatoriamente a 81 mg (n = 7.540) y 325 mg (n = 7.536) de aspirina y fueron seguidos durante una mediana de 26,2 meses.

Resultados

El resultado primario de eficacia del estudio se definió como muerte por todas las causas, infarto al miocardio o ictus al año y se produjo en el 7,3% del grupo de 81 mg de aspirina en comparación con el 7,5% del grupo de 325 mg de aspirina (p = 0,75). El resultado primario de seguridad, que fue la hemorragia mayor y que requiere transfusión de sangre a 1 año, fue idéntico entre los grupos (0,63 % frente a 0,60 %, p = 0,41). No obstante, los pacientes asignados a 325 mg tuvieron una mayor incidencia de cambio de dosis que los asignados a 81 mg (41,6 % frente a 7,1 %) y menos días en medios de exposición a la dosis asignada.

 

Discusión

La aspirina se utiliza desde hace varias décadas por su gran beneficio como estrategia de prevención secundaria de eventos cardiovasculares. Sin embargo, al revisarse las guías de práctica clínica actuales la recomendación es amplia frente a la dosis a usar, esto debido a la heterogeneidad de resultados de los estudios que se han dirigido frente a esta pregunta de investigación. Con los resultados de este ensayo se deja en evidencia que, si bien es razonable iniciar la administración de 81 mg de aspirina a los pacientes que no han tomado aspirina, los pacientes que ya están tomando 81 mg o 325 mg de aspirina pueden seguir tomando las mismas dosis. Adicionalmente se resalta que la dosis de 81mg tuvo más adherencia que la dosis de 325mg.

 

Conclusión

En los pacientes con enfermedad cardiovascular establecida, no se encontraron diferencias significativas entre la toma de dosis bajas o altas de aspirina en la reducción de los eventos cardiovasculares o las hemorragias mayores.

 

Reseñas y calificación

5/5
0%
4/5
0%
3/5
0%
2/5
0%
1/5
0%

Deja tu comentario

Comentarios recientes