Reglas de Oro para cuidar tus riñones


Abr / 5 / 2022


5333
Redactado por:
Medicina Interna, Nefrología


1. Mantenerse en forma y activo

 

La actividad física no solo cuida de tus riñones, sino de todo tu cuerpo. Al moverte más, le haces bien a tu corazón, pulmones, arterias etc. Además de que liberas hormonas de la felicidad que harán que te sientas bien.

Con actividad física le ayudas a tu cuerpo a mantener su peso saludable y mejoras su capacidad física, haciéndote más fuerte ante las enfermedades y fortaleciendo tus defensas. Es recomendable hacer al menos 100 minutos a la semana de ejercicio, lo que es menos de 20 minutos diarios.

La actividad física no necesariamente implica deporte: el hecho de caminar más, de preferir escaleras y no usar el ascensor, el salir a jugar con tus hijos o tu perro a un parque, cualquier cosa que haga que tu corazón lata más fuerte cuenta como actividad física.

 

2. Mantener un control regular de los niveles de glucosa en sangre

 

La diabetes es la principal causa de falla renal y diálisis en el mundo, por lo que es importante evitar su desarrollo o si ya la tienes, mantenerla controlada.
Si eres diabético, debes hacer juiciosamente seguimiento de tus glucometrías para corregir las dosis de tus medicamentos de forma adecuada, si no sufres de diabetes, es importante hacerte chequeo anual de glicemia para ver si tienes riesgo de padecerla y poder iniciar manejo a tiempo.
Esto es especialmente importante en personas que tengan antecedente de familiares con diabetes.

 

3. Monitorear tu presión arterial

 

La hipertensión arterial no da síntomas, por lo que la única forma de saber si eres hipertenso es midiendo la presión arterial con un tensiómetro. Es importante que en cada oportunidad que tengas, realices esta medición y que sepas cuando es anormal el resultado.
Los valores normales se ubican generalmente en menos de 120/80. Si son más altos, posiblemente te estás volviendo hipertenso y requieras una consulta médica para determinar si necesitas tratamiento.
En las personas con hipertensión ya diagnosticada, es importante tomarse la tensión arterial para saber si el tratamiento está siendo adecuado o si hay que ajustar dosis. Es muy útil que cada vez que te tomes la tensión arterial, anotes en un cuadernillo el valor para que en tu siguiente control médico tengas varias mediciones.
Los tratamientos para la tensión arterial, se deben tomar juiciosamente para que la tensión se mantenga normal y evitar que dañe los órganos.

 

4. Comer saludablemente y mantener tu peso bajo control

 

Comiendo saludablemente te mantendrás sano y no es un tema necesariamente caro. Es muy importante que comas alimentos frescos idealmente sin preservantes, ricos en colores vivos: frutas y vegetales frescos.
Las harinas y los dulces son rápidamente convertidos por el cuerpo en grasa que se va a acumular en tu cuerpo, en tus arterias, tu corazón y tu hígado y eso termina afectando tu salud.
Se recomienda que la mitad de tu plato sea de verduras o fruta y la otra mitad repartido entre proteínas sanas (carne sin grasa, huevos, granos) y leguminosas o granos.

En la gráfica se ilustra un ejemplo: 

 

5. Mantener una ingesta de líquidos saludables

 

Un adulto en promedio debe tomar 1 litro de agua al día para mantenerse saludable, y esa cantidad se debe aumentar en casos de deshidratación como en casos de diarrea, vómito, fiebre o en casos de sudoración excesiva como deporte y períodos muy largos bajo el sol.
Los riñones están encargados de eliminar el agua en exceso del cuerpo, por eso, tomar agua ayuda para que funcionen adecuadamente, preferiblemente agua fresca ya que las bebidas empacadas (gaseosas, té en botella, etc) tiene azúcar y preservantes que no son saludables.
Si sufres enfermedades cardíacas y tienes restricción de agua por tu médico, es importante que vigiles tu peso diariamente para ver si estás reteniendo líquido o si te estás deshidratando con tus medicamentos para la falla cardíaca.

 

6. No fumar

 

El cigarrillo y el tabaco producen cáncer de vejiga y riñon, aceleran el envejecimiento de los órganos y las arterias y producen enfermedades pulmonares. Como los riñones están hechos de miles de arterias, el cigarrillo los afecta volviéndolos duros y rígidos lo que hace que la presión arterial aumente progresivamente dañando la función renal.

Además son una de las principales causas de enfermedades pulmonares (con necesidad de uso de oxígeno permanente) y de infartos y falla cardíaca.

 

7. No automedicarse

 

Los riñones son los filtros del cuerpo que hacen la eliminación de los desechos, por ellos pasa toda la sangre, y medicamentos que tomamos para ser filtrados de las toxinas. Hay algunos medicamentos y sustancias (por ejemplo, remedios naturistas) que dañan los riñones, sobre todo cuando son tomados sin control, por tiempo prolongado o en dosis altas.
Algunas personas tienen enfermedades renales sin saberlo y el tomar sustancias tóxicas puede empeorar el daño renal.