¿Qué es el cáncer de riñón?


Jul / 12 / 2022


53
Redactado por:
Medicina Interna, Nefrología


Es conocido como carcinoma de células renales o adenocarcinoma de células renales. Se origina cuando las células sanas de un riñón, o de ambos, cambian y crecen sin control y forman una masa llamada tumor renal. Por lo general es un tipo de tumor que afecta un solo riñón aunque en ocasiones afecta ambos.
 

  • En los Estados Unidos se registran cada año más de 70 mil casos nuevos de tumores renales y casi 15 mil muertes por esta causa.
  • Es más frecuente en varones.
  • Las personas afectadas suelen tener entre 50 y 70 años.

 
Los factores de riesgo para Cáncer de riñón incluyen los siguientes:
 

  1. Consumo de cigarrillo o tabaquismo (hasta 30% de los pacientes).
  2. Obesidad.
  3. Quistes renales adquiridos complejos.
  4. Exposición a asbesto, cadmio y productos usados en procesamiento de pieles (curtiembre) y derivados del petróleo.
  5. Algunos síndromes familiares hereditarios como por ejemplo la enfermedad de von Hippel–Lindau (tumores y quistes en el cuerpo).
  6. Un tumor renal puede ser maligno o benigno.
  7. Un tumor maligno es canceroso, lo que significa que puede crecer y diseminarse a otras partes del cuerpo (metástasis), más frecuentemente en los ganglios linfáticos, los pulmones, las glándulas suprarrenales, el hígado, el cerebro y el hueso.
  8. Un tumor benigno significa que el tumor puede crecer, pero no se diseminará.

 

Síntomas

 

Los síntomas pueden incluir sangre en la orina (hematuria), dolor en la espalda en la zona lumbar, una masa palpable en el abdomen o fiebre sin causa.

Sin embargo, muchas veces no hay síntomas o aparecen muy tarde, por lo que el diagnóstico se hace por hallazgos casuales. Muy a menudo se detecta accidentalmente una masa renal durante un estudio del abdomen (p. ej. ecografía) realizado por otros motivos.

A veces, se produce hipertensión por compresión de la arteria renal. Puede haber policitemia (aumento de la hemoglobina o “sangre espesa”), sin embargo, también puede producir anemia.

 

Diagnóstico

  

  1. Puede haber aumento anormal del calcio.
  2. El diagnóstico se confirma por TAC (tomografìa axial computarizada) o RM (resonancia magnética) y, en ocasiones, con una biopsia. La RM brinda más información sobre la extensión en la vena renal y la vena cava.
  3. La ecografía y la urografía intravenosa pueden mostrar una masa, pero brindan menos información sobre sus características y la extensión de la enfermedad que la TC o la RM.
  4. A menudo, las masas malignas pueden diferenciarse de las no malignas radiográficamente, pero a veces se necesita la cirugía para confirmar.
  5.  

Tipos de tumores

 

La biopsia con aguja no tiene la suficiente sensibilidad cuando los hallazgos son poco claros; se la recomienda sólo cuando hay un patrón infiltrativo en lugar de una masa discreta, cuando la masa renal puede ser una metástasis de otro cáncer ya conocido, o a veces para confirmar un diagnóstico antes de la quimioterapia para las metástasis.

Conocer de qué tipo de células está compuesto un tumor renal ayuda a planificar el tratamiento. Hay más de 30 tipos distintos de células renales cancerosas y, de acuerdo con el grado de diferenciación que tengan, se va a determinar el grado del tumor.

Cuanto mayor es el grado, mayor es la probabilidad de que las células se diseminen o hagan metástasis.

 

Existen varios tipos:

 

  • Carcinoma de células renales de tipo células claras: Es el más común. Se encuentra en 7 de cada 10 personas con cáncer de riñón. Puede tener crecimiento lento (grado 1) o rápido (grado 4). La inmunoterapia y quimioterapia dirigida son efectivas para tratarlo.
  • Carcinoma de células renales de tipo células granulares (no claras)
  • Carcinoma de células papilares: es el segundo más común. A menudo se trata con cirugía. Si se disemina o hace metástasis, se trata con quimioterapia con agentes de bloqueo de los vasos sanguíneos.
  • Carcinoma renal de células cromófobas: 5% de los casos de carcinoma de células renales.
  • Otros tipos poco comunes:
    • Carcinoma del túbulo colector
    • Carcinoma renal quístico multilocular
    • Carcinoma medular
    • Carcinoma renal mucinoso tubular y de células fusiformes
    • Carcinoma renal asociado con neuroblastoma
    • Carcinomas de células transicionales
  • Tumor de Wilms (nefroblastoma): casi siempre ocurre en los niños. Este tipo de cáncer se da muy poco entre los adultos.
  • Sarcoma renal: es un tipo infrecuente que se origina en los vasos sanguíneos o el tejido del riñón.
    Tumores benignos (no cancerosos) del riñón

Algunos tumores del riñón son benignos (no cancerosos). Esto significa que no se propagan (metástasis) a otras partes del cuerpo, aunque pueden continuar creciendo y causar problemas. Se pueden tratar mediante la extirpación de los mismos, usando cirugía o ablación por radiofrecuencia.

El tipo de tratamiento depende del tamaño del tumor y si causa síntomas, el número de tumores, si los tumores están en ambos riñones, y el estado general de salud de la persona.

  • Angiomiolipoma: los angiomiolipomas son los tumores benignos de riñón más comunes. Afectan con más frecuencia a las mujeres. Si no ocasionan ningún síntoma, a menudo se pueden solo observar.
  • Oncocitoma: son tumores benignos raros que algunas veces pueden crecer bastante. Afectan con más frecuencia a los hombres y normalmente no se propagan a otros órganos.

 

Pronóstico

 

Las tasas de supervivencia a 5 años, varían desde 81% para el grupo I (T1 N0 M0) hasta el 8% para el grupo IV (T4 o M1).
El pronóstico es malo para los pacientes con carcinoma de células renales (CCR) recidivante o metastásico porque los tratamientos suelen ser ineficaces para la curación, aunque pueden ser útiles como paliativos.

 

Tratamiento

 

  • El tratamiento general del cáncer renal se realiza con cirugía para la enfermedad temprana, y terapia dirigida, con quimioterapia o terapia paliativa para la enfermedad avanzada.
  • La nefrectomía radical (remoción del riñón, la glándula suprarrenal, la grasa perirrenal y las fascia de Gerota) es el tratamiento para el cáncer renal localizado y brinda probabilidades de curación.
  • La cirugía para remover el riñón puede ser abierta (laparotomía) o por laparoscopía.
  • La cirugía con conservación de nefronas (nefrectomía parcial) es posible y adecuada para muchos pacientes, incluso para aquellos con el otro riñón normal si el tumor mide menos de 4 a 7 cm.
  • La destrucción no quirúrgica de los tumores renales mediante congelamiento (criocirugía) o energía térmica (ablación por radiofrecuencia), no se recomienda actualmente como tratamiento primario.
  • Para los tumores que comprometen la vena renal y la vena cava, la cirugía puede ser curativa si no hay metástasis ganglionares o a distancia.

 

Conceptos clave

 

  • El carcinoma renal representa el 90 a 95% de los tumores malignos renales primarios.
  • Los síntomas (el más común, hematuria macroscópica o microscópica) generalmente no se desarrollan hasta que el tumor es grande o metastásico, por lo que es frecuente el descubrimiento accidental.
  • Diagnosticar el carcinoma renal por RM o TC con contraste.
  • Se puede tratar el carcinoma más localizado mediante nefrectomía radical (cirugía).
  • Hay muchos esquemas de quimioterapia disponibles y en investigación para los diferentes tipos de tumores renales.