Comunicados julio 23, 2021
Compartir:

    

Bogotá, 23 de julio de 2021. Hace 48 años dos hermanos y líderes visionarios, los doctores  Reinaldo y Camilo Cabrera Polanía, hicieron realidad un sueño: crear en Colombia una Institución que pudiera brindar tratamiento gratuito a niños de escasos recursos con enfermedades del corazón. Hoy es la oportunidad de reconocer nuestra historia y exaltar cómo ese legado nos inspira e impulsa a transformarnos para continuar con ese gran sueño, que se transforma y evoluciona para responder con compromiso, excelencia y solidaridad a los retos que nos depara el entorno, por nuestros pacientes, los colaboradores y el mundo entero. 

“Durante este camino hemos sido protagonistas en el cuidado de la salud cardiovascular, de niños y adultos, ampliado nuestro portafolio hasta consolidarnos como un complejo hospitalario del más alto nivel, líder en Colombia y la región, catalogado como el mejor hospital de Colombia según el Ranking de AméricaEconomía. Podemos enumerar hitos tan relevantes como la creación del Instituto de Cardiología en 1993 que permitió iniciar la atención de pacientes adultos, nuestro primer trasplante realizado en el 2005 siendo ahora la segunda institución trasplantadora del país y la primera en trasplante pediátrico, y ser actualmente una de las pocas instituciones acreditadas internacionalmente por la Joint Commission International.” Afirma el Dr. Juan Gabriel Cendales, Director Ejecutivo.

De manera que, en estos 48 años de historia la Institución ya suma:

     ♥ más de 34.000 cirugías cardiovasculares
     ♥ 1.460 trasplantes
     ♥ 76.000 procedimientos de Hemodinamia
     ♥ 97.500 procedimientos de Electrofisiología
     ♥ más de 80.000 m2 de infraestructura

Y alcanzando cada año:

     ♥ Más de 160.000 exámenes diagnósticos
     ♥ 600 pacientes internacionales atendidos
     ♥ Cerca de 334.500 egresos
     ♥ 120 eventos académicos

Cerca de cumplir medio siglo de historia, la pandemia nos ha retado a reinventar nuestros procesos y acciones para responder oportunamente a la atención de pacientes con COVID-19 además de asegurar la continuidad en la atención de pacientes cardiovasculares, de trasplantes y alta complejidad. En este último año, además, decidimos transformarnos; así, la Fundación Cardioinfantil, como el corazón detrás de la ciencia, continúa siendo nuestra razón social y mantiene nuestro propósito misional de brindar tratamiento a niños colombianos de escasos recursos con problemas cardiovasculares; mientras que LaCardio, como la ciencia detrás del corazón, es el nombre que le dimos a nuestro hospital que con la infraestructura idónea, el mejor talento humano y todas las especialidades necesarias se continuará posicionando como institución líder en medicina cardiovascular, de trasplantes y alta complejidad.