¿Cuál es el riesgo de eventos cardiovasculares después de la infección por SARS-CoV-2?

May / 3 / 2022
597

Versión 1 – 03/05/22

En el largo plazo, la infección por SARS-CoV-2 y el desarrollo de Covid-19 se asocian con un mayor riesgo de eventos cardiovasculares, que es proporcional a la severidad del cuadro e independiente de la existencia previa de factores de riesgo cardiovascular. Por tanto, se recomienda implementar las estrategias de prevención disponibles, así como identificar intervenciones efectivas y seguras de acuerdo con el nivel de riesgo.

Calidad de la evidencia: moderada (por riesgo de sesgo residual).

 Otros mensajes clave:

  • Se ha documentado un gradiente en la asociación de acuerdo con el ámbito de la atención requerida por los pacientes: no hospitalizado, hospitalizado o UCI.
  • El riesgo de eventos cardiovasculares es mayor en los pacientes que tuvieron Covid-19, independiente de la edad, raza, sexo y otros factores de riesgo cardiovascular (obesidad, hipertensión, diabetes, enfermedad renal crónica e hiperlipidemia).

Es importante saber lo que no se conoce
Se desconoce si el riesgo de eventos cardiovasculares a largo plazo difiere según la variante del virus, el tratamiento antiviral recibido o el estado de vacunación previo a la infección.


Antecedentes

La pandemia por Covid-19 ha causado más de 400 millones de casos y la morbilidad asociada a la fase aguda ha causado cerca de 6 millones de muertes (1-3). Producto de la severidad del cuadro clínico que afecta diferentes órganos (4), se han descrito complicaciones a nivel pulmonar, cardiovascular y cerebral (5-9).

El conocimiento acumulado y la implementación de diferentes medidas de protección (10-14), han mitigado el impacto de la enfermedad aguda y redirigido el interés hacia su impacto en el largo plazo. En este sentido, el conocimiento es aún incipiente y los estudios disponibles tienen diversas limitaciones (15).

En octubre de 2021 la OMS definió Covid prolongado como la persistencia de síntomas después de 12 semanas de la infección inicial, que se mantienen por al menos dos meses y que no pueden ser explicados por otra enfermedad (16).

La lista de síntomas es amplia e involucra varios órganos y sistemas*. Muchas de estas manifestaciones también forman parte de otros síndromes posvirales (ocasionados por virus Ebstein Barr, virus de herpes y virus de influenza, etc.) que actualmente no tienen tratamiento específico (17-20).

Aunque es claro el impacto de este cuadro clínico, son las complicaciones neurológicas y cardiovasculares las que más contribuyen a la morbimortalidad (21,22). Por tanto, el presente Recado describe las manifestaciones cardiovasculares en el largo plazo.

*Se han descrito fatiga, disnea, malestar luego del ejercicio, embotamiento, cefalea, náusea, vómito, ansiedad, depresión, rash cutáneo, dolor articular y palpitaciones.


Información en la que se basa este Recado

La búsqueda de literatura exploró las bases de datos MEDLINE, EMBASE, Cochrane Central, Epistemonikos, clinicaltrials.gov y otras fuentes (a 15 de marzo de 2022). Se incluyeron los términos “long covid”, “post-acute Covid-19 syndrome”, “post-acute sequelae”, “cardiovascular disease”. De los 220 registros recuperados fueron elegibles los estudios de Negreira-Caamaño et al (23) y Xie et al (24) y se seleccionó este último por su mayor tamaño muestral y rigor metodológico.


Resultados

A partir de la base de datos del Departamento de Asuntos de Veteranos de los Estados Unidos (VHA, por sus siglas en inglés) los autores evaluaron los desenlaces de interés preespecificados en las siguientes tres cohortes:

  • Una cohorte Covid-19 (n=153,760) con sobrevivientes 30 días después de la infección, atendidos entre el 1 de marzo de 2020 y el 15 de enero de 2021.
  • Una cohorte contemporánea (n=5.637.647) sin evidencia de infección por SARS-CoV-2.
  • Una cohorte histórica (n=5.859.411) atendida en 2017 (previo a la pandemia).

Se estimaron los riesgos y carga de desenlaces cardiovasculares incidentes a 12 meses, reportando la asociación (entre la infección y estos eventos) según el ámbito asistencial (no hospitalizados, hospitalizados e ingresados en cuidados intensivos). Para efectos del Recado se incluyen los estimadores de efecto entre las cohortes Covid-19 y contemporánea, pareados por puntajes de propensión (propensity score matching).

Los pacientes en la cohorte Covid-19 tenían edad promedio de 61.2 años (DE: 15.6), 89% eran hombres, 53.8% tenían obesidad y cerca del 50% sin historia de tabaquismo. El promedio de tasa de filtración glomerular (TFG) fue de 77.4 ml/min/1.73m2 (DE: 22.5), la presión arterial sistólica de 132.65 mm Hg (DE:11.74) y la presión arterial diastólica de 78.32 mm Hg (DE:7.42). Las comorbilidades más comunes fueron hiperlipidemia (34%), diabetes (32.1%), hipertensión arterial (26.7%), enfermedad renal crónica (19.5%) y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (15.3%). Las tablas 1 y 2 muestran los principales hallazgos.

Otros hallazgos

  • El riesgo de eventos cardiovasculares es mayor en la cohorte Covid-19, independiente de la edad, raza, sexo y otros factores de riesgo cardiovascular (obesidad, hipertensión, diabetes, enfermedad renal crónica e hiperlipidemia).
  • El riego de evento cardiovascular es también mayor en personas sin ninguna enfermedad cardiovascular antes de la exposición a la infección (ver tabla 3).
  • La tendencia del riesgo es similar cuando se compara la cohorte Covid-19 con la cohorte histórica.
  • Tomando como referencia el ámbito de la atención (no hospitalizado, hospitalizado, admitido a UCI) se identifica un gradiente en el riesgo en la mayoría de los desenlaces cuando se comparan los resultados de la cohorte Covid-19 con la cohorte contemporánea (Figuras 1 y 2).


Información sobre la evidencia que soporta este Recado

Para la evaluación del estudio se empleó la herramienta CASP (Critical Appraisal Skills Programme) (25), sin encontrar falencias críticas. A pesar de evidente gradiente dosis-respuesta en la asociación de interés, la calificación de la certeza en la evidencia se disminuye a moderada por el riesgo de sesgo residual (Ej. error de clasificación y confusión). Ver Anexo 1.


Referencias

  1. World Health Organization. WHO Coronavirus (Covid-19) Dashboard. Disponible en: https://covid19.who.int/. Consultado [13 Mar 2022].
  2. Gandhi RT, Lynch JB, Del Rio C. Mild or Moderate Covid-19. N Engl J Med. 2020 Oct 29;383(18):1757-1766. doi: 10.1056/NEJMcp2009249
  3. Berlin DA, Gulick RM, Martinez FJ. Severe Covid-19. N Engl J Med. 2020 Dec 17;383(25):2451-2460. doi: 10.1056/NEJMcp2009575
  4. Parasher A. Covid-19: Current understanding of its Pathophysiology, Clinical presentation and Treatment. Postgrad Med J. 2021 May;97(1147):312-320. doi: 10.1136/postgradmedj-2020-138577
  5. Attaway AH, Scheraga RG, Bhimraj A, Biehl M, Hatipoğlu U. Severe covid-19 pneumonia: pathogenesis and clinical management. BMJ. 2021 Mar 10;372:n436. doi: 10.1136/bmj.n436.
  6. Poggiali E, Bastoni D, Ioannilli E, Vercelli A, Magnacavallo A. Deep Vein Thrombosis and Pulmonary Embolism: Two Complications of Covid-19 Pneumonia? Eur J Case Rep Intern Med. 2020 Apr 8;7(5):001646. doi: 10.12890/2020_001646.
  7. Pellicori P, Doolub G, Wong CM, Lee KS, Mangion K, Ahmad M, Berry C, Squire I, Lambiase PD, Lyon A, McConnachie A, Taylor RS, Cleland JG. Covid-19 and its cardiovascular effects: a systematic review of prevalence studies. Cochrane Database Syst Rev. 2021 Mar 11;3(3):CD013879. doi: 10.1002/14651858
  8. CAPACITY-COVID Collaborative Consortium and LEOSS Study Group. Clinical presentation, disease course, and outcome of Covid-19 in hospitalized patients with and without pre-existing cardiac disease: a cohort study across 18 countries. Eur Heart J. 2022 Mar 14;43(11):1104-1120. doi: 10.1093/eurheartj/ehab656.
  9. Nannoni S, de Groot R, Bell S, Markus HS. Stroke in Covid-19: A systematic review and meta-analysis. Int J Stroke. 2021 Feb;16(2):137-149. doi: 10.1177/1747493020972922
  10. Talic S, Shah S, Wild H, Gasevic D, Maharaj A, Ademi Z, Li X, Xu W, Mesa-Eguiagaray I, Rostron J, Theodoratou E, Zhang X, Motee A, Liew D, Ilic D. Effectiveness of public health measures in reducing the incidence of covid-19, SARS-CoV-2 transmission, and covid-19 mortality: systematic review and meta-analysis. BMJ. 2021 Nov 17;375:e068302. doi: 10.1136/bmj-2021-068302
  11. Li Y, Liang M, Gao L, Ayaz Ahmed M, Uy JP, Cheng C, Zhou Q, Sun C. Face masks to prevent transmission of Covid-19: A systematic review and meta-analysis. Am J Infect Control. 2021 Jul;49(7):900-906.
  12. Therapeutics and Covid-19: living guideline. World Health Organization. Disponible en: https://www.who.int/publications/i/item/WHO-2019-nCoV-therapeutics-2022.1. Consultado [14 Mar 2022].
  13. Ling Y, Zhong J, Luo J. Safety and effectiveness of SARS-CoV-2 vaccines: A systematic review and meta-analysis. J Med Virol. 2021 Dec;93(12):6486-6495. doi: 10.1002/jmv.27203
  14. Zheng C, Shao W, Chen X, Zhang B, Wang G, Zhang W. Real-world effectiveness of Covid-19 vaccines: a literature review and meta-analysis. Int J Infect Dis. 2022 Jan;114:252-260. doi: 10.1016/j.ijid.2021.11.009.
  15. Michelen M, Manoharan L, Elkheir N, Cheng V, Dagens A, Hastie C, O’Hara M, Suett J, Dahmash D, Bugaeva P, Rigby I, Munblit D, Harriss E, Burls A, Foote C, Scott J, Carson G, Olliaro P, Sigfrid L, Stavropoulou C. Characterising long COVID: a living systematic review. BMJ Glob Health. 2021 Sep;6(9):e005427. doi: 10.1136/bmjgh-2021-005427
  16. World Health Organization. A clinical case definition of post Covid-19 condition by a Delphi consensus. https://www.who.int/publications/i/item/WHO-2019-nCoV-Post_Covid-19_condition-Clinical_case_definition-2021.1 (14 Mar 2022).
  17. Hotchin NA, Read R, Smith DG, Crawford DH. Active Epstein-Barr virus infection in post-viral fatigue syndrome. J Infect. 1989 Mar;18(2):143-50. doi: 10.1016/s0163-4453(89)91150-x
  18. Bond PA. A role for herpes simplex virus in the aetiology of chronic fatigue syndrome and related disorders. Med Hypotheses. 1993 May;40(5):301-8. doi: 10.1016/0306-9877(93)90010-n
  19. Moldofsky H, Patcai J. Chronic widespread musculoskeletal pain, fatigue, depression and disordered sleep in chronic post-SARS syndrome; a case-controlled study. BMC Neurol. 2011 Mar 24;11:37. doi: 10.1186/1471-2377-11-37.
  20. Carod-Artal FJ. Post-Ebolavirus disease syndrome: what do we know? Expert Rev Anti Infect Ther. 2015;13(10):1185-7. doi: 10.1586/14787210.2015.1079128.
  21. Raman B, Bluemke DA, Lüscher TF, Neubauer S. Long COVID: post-acute sequelae of Covid-19 with a cardiovascular focus. Eur Heart J. 2022 Feb 18:ehac031. doi: 10.1093/eurheartj/ehac031.
  22. Organización Mundial de la Salud. Enfermedades cardiovasculares, mayo 17 de 2017. Consultado en 2022 03 14. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/cardiovascular-diseases-(cvds)
  23. Negreira-Caamaño M, Martínez-Del Río J, Águila-Gordo D, Mateo-Gómez C, Soto-Pérez M, Piqueras-Flores J. Cardiovascular events after Covid-19 hospitalization: long-term follow-up. Rev Esp Cardiol (Engl Ed). 2022 Jan;75(1):100-102. doi: 10.1016/j.rec.2021.09.001
  24. Xie Y, Xu E, Bowe B, Al-Aly Z. Long-term cardiovascular outcomes of Covid-19. Nat Med. 2022 Feb 7. doi: 10.1038/s41591-022-01689-3
  25. Cabello, J.B. por CASPe. Plantilla para ayudarte a entender Estudios de Cohortes. En: CASPe. Guías CASPe de Lectura Crítica de la Literatura Médica. Alicante: CASPe; 2005. Cuaderno II. p.23-27. Disponible en: https://redcaspe.org/materiales/. Consultado [21 Mar 2022].

Ver más Recados

¿Eres profesional de la salud y tienes una pregunta clínica sobre Covid-19?

Nuestro equipo de profesionales buscará la mejor evidencia disponible para responderla.

Enviar pregunta


Este es un producto de la Unidad de Síntesis y Transferencia de Conocimiento de La Cardio
 
Equipo editorial: Rodríguez JA*, Simanca EL*, Moreno K**, Villar JC**, Balcázar AM**+.

Contribuciones: (*) Desarrollo,  (**) Edición y (+) Diseminación

Contacto:  jvillarc@lacardio.org